¿Te Diagnosticaron con Enfermedad Renal? Consejos y Recomendaciones Para Una Vida Saludable y Larga



Sodio y Enfermedad Renal Crónica (ERC/CKD)


El sodio es el electrolito más importante del cuerpo y su balance o concentración es estrictamente controlado por los riñones. Mientras la enfermedad renal crónica va progresando, más difícil se le hace a los riñones mantener un control adecuado de los electrolitos. Como consecuencia, pacientes de enfermedad renal tienden a retener mucha agua para balancear el exceso de sodio.


Por esta razón, consumo excesivo de sodio puede hacer que una persona con enfermedad renal retenga líquido excesivo en el cuerpo, lo que resulta en una presión arterial más alta, tobillos hinchados, edema, párpados hinchados y dificultad para respirar debido al exceso de líquido en los pulmones.


Las guías actuales recomiendan que las personas mayores de 51 años, los afroamericanos y las personas con diabetes, hipertensión o enfermedad renal crónica deben reducir su consumo de sodio a 1500 mg por día para evitar estas y otras complicaciones.




Consejos para una dieta baja en sodio:

  • La mayoría de las frutas no tienen sodio o tienen muy poco sodio. Se recomienda apegarse a las frutas que son buenas para los riñones, como las manzanas, las bayas, los melocotones y las peras.

  • Los vegetales frescos o congelados sin sal añadida son buenas opciones para una dieta renal. Si usa vegetales enlatados, busque versiones bajas en sal o sin sal.

  • Una forma de eliminar el exceso de sodio en los vegetales enlatados es vaciar el contenido en un colador y enjuagarlos con agua.

  • La mayor parte del consumo de sodio proviene de la sal añadida durante el procesamiento de los alimentos. Esta es la razón por la que los alimentos procesados como la comida rápida, las cenas congeladas y los cortes fríos contribuyen a un consumo alto de sodio.

  • ·Compre alimentos frescos con más frecuencia. Cocine los alimentos desde cero, en lugar de comer alimentos preparados, comidas “rápidas”, cenas congeladas y alimentos enlatados que tienen un alto contenido de sodio.

  • Utilice especias, hierbas y condimentos sin sodio en lugar de sal para cocinar.

  • Consulte con su proveedor médico sobre el uso de sustitutos de la sal. Algunos pueden ser peligrosos para los pacientes con enfermedad renal crónica.

  • Lea las etiquetas de los alimentos y elija aquellos alimentos bajos en sodio.

  • Cuando salga a comer, pida alimentos preparados sin sal. Pide salsa o salsa para acompañar; estos pueden contener grandes cantidades de sal y deben usarse en pequeñas cantidades.

¿Puedo usar sustitutos de sal?

¡Precaución! Si le recomiendan que limite el consumo de potasio en su dieta, tenga mucho cuidado con el uso de sustitutos de sal porque la mayoría de ellos contienen alguna forma de potasio, como el cloruro de potasio. Consulte con su médico o dietista renal antes de usar un sustituto de la sal. Estos sustitutos pueden ayudar a controlar la presión arterial y la progresión de la ERC, pero pueden provocar hiperkalemia (potasio elevado) y arritmias peligrosas.


Medicamentos y ERC

Medicamentos con beneficios:

  • ACE inhibitors y bloqueadores de los receptores de angiotensina (ARBs)

Ejemplos de ACEi: Lisinopril, enalapril, captopril, ramipril, etc.

Ejemplos de ARBs: losartán, valsartán, candesartán, etc.

Estos medicamentos ayudan a disminuir la presión arterial y previenen la progresión de la ERC. Los estudios han demostrado que estos medicamentos reducen la mortalidad en pacientes con ERC y/o insuficiencia cardíaca congestiva. También son útil en pacientes diabéticos para prevenir enfermedad renal. Los efectos secundarios incluyen niveles elevados de potasio (hiperkalemia) y tos.

  • Inhibidores SGLT2

Ejemplos: canagliflozin, dapagliflozin, and empagliflozin

Los inhibidores de SGLT2 son principalmente medicamentos utilizados en pacientes diabéticos para controlar la azúcar en la sangre, pero también ayudan a prevenir la progresión de la ERC y la insuficiencia cardíaca congestiva. Aunque es especialmente útil en pacientes diabéticos, este fármaco también reduce la mortalidad en pacientes no diabéticos con ERC.

  • Eritropoyetina (EPO)

Los riñones normalmente estimulan la producción de glóbulos rojos. En pacientes con ERC, esto no ocurre y, por lo tanto, es común que los pacientes estén anémicos. Se administra EPO para reproducir esta función.

  • Vitamina D y Calcio

Mientras la condición renal disminuye, más difícil se les hace a los riñones retener calcio. Por lo tanto, a los pacientes con fallo renal se le debe recomendar que aumenten su consumo de calcio para que no estén deficientes. La vitamina D, por el otro lado, ayuda con la absorción de calcio en el sistema digestivo y amplifica su efecto en los huesos.

  • Renadyl

Renadyl es un probiótico que ha demostrado tener efectos prometedores en pacientes con enfermedad renal. Un estudio reclama que la administración de Renadyl mejoró la tasa de filtración (GFR), el tamaño de los riñones, el nivel de creatinina, el pulso y la función hepática. Otros estudios han demostrado disminución de urea, BUN y amonia.

La digestión de proteína crea productos de desecho que son especialmente dañinos en exceso en pacientes con enfermedad renal. Con probióticos específicos para pacientes renales, como Renadyl, estos productos son metabolizados antes de que puedan crear problemas en nuestros cuerpos.


Medicamentos dañinos:

  • NSAIDs (anti-inflamatorios no esteroidales)

  • Ibuprofen, naproxen, aspirina

  • Antibióticos: Aminoglucósidos (tobramicina, gentamicina, amikacina, estreptomicina), Anfotericina B, Vancomicina (especialmente cuando se combina con Zosyn), Aciclovir.

  • Diuréticos

  • Tacrolimus, ciclosporina

  • Alopurinol

  • Estudios con contraste

Estos medicamentos se consideran nefrotóxicos y, por lo tanto, pueden hacerle daño a los riñones. Aunque algunos son peores que otros y su daño puede depender de la dosis, es importante hablar con su médico para ver si es adecuado para usted tomar estos medicamentos.


ERC y Comorbilidades

  • Diabetes

La enfermedad renal crónica a menudo se presenta como una complicación de la diabetes. El nivel alto de azúcar en la sangre afecta los vasos sanguíneos de los riñones y los vuelve rígidos. Eventualmente, esto hace que los riñones comiencen a perder su capacidad para filtrar la sangre. Un control glucémico adecuado puede ayudar a prevenir esta complicación.


  • Hipertensión

La hipertensión y la ERC están extensamente entrelazadas y una puede causar la otra. Al igual que con la diabetes, la hipertensión hace que los vasos sanguíneos de los riñones se endurezcan y la función renal disminuya. Pero a medida que los riñones pierden su capacidad para filtrar la sangre, el cuerpo comienza a retener líquido. Esta sobrecarga de líquido empeora la hipertensión y puede ser particularmente mala si el paciente también sufre de fallo cardíaco congestivo. El control adecuado de la hipertensión puede ayudar a prevenir la progresión de la ERC.

  • Anemia

Los riñones producen eritropoyetina, que es una hormona que estimula la producción de glóbulos rojos. Cuando la condición renal empeora, los riñones dejan de producir eritropoyetina. Esto resulta en una caída en la hemoglobina y anemia.

20 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo