El mejor y más probado enfoque al tratamiento del Alzheimer

Actualizado: 27 jun 2021

Introducción


No cabe la menor duda de qué el reto de controlar esta condición es enorme. El enfoque de buscar un tratamiento único farmacológico, ha consistentemente fracasado. Para muchas condiciones como una pulmonía por estreptococo, hay esa bala mágica como el antibiótico. No obstante, cuando una enfermedad tiene múltiples razones de ser, todas de peso parecido, el milagro de la monoterapia nos elude con facilidad.


Es por eso que estoy convencido de que el enfoque integrado y validado en estudios, del Dale Bredesen, presidente del Instituto Buck para el control del envejecimiento es luz sabia en el camino. Aunque se ha cuestionado la fuente de la cita "La definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado diferente", su relevancia para la búsqueda de un enfoque de un solo fármaco para la enfermedad de Alzheimer es incuestionable. La cordura ahora prevalece con el desafío del Dr. Bredesen al status quo que muy bien podría poner fin a la enfermedad de Alzheimer. Como vemos en la gráfica, la analogía de un techo de la casa, con 36 huecos por donde se cuela el agua es similar a esa misma cantidad de elementos causando o inclinando que a que se acumule el agua o la placa amiloidea. ¡Aunque tenga una bomba para remover el agua de la inundación, de que vale si no corrige el origen e inevitable perpetuidad de la inclinación a la inundación que son los agujeros en el techo!



La base la razón de ser del Alzheimer se ha enfocado al desarrollo y presencia de dos alteraciones cerebrales, la más evidente, la acumulación de estas placas de proteínas, producto de un corte de una proteína en la superficie de la neurona conocida como la Proteína Precursora Amiloidea (APP). Cuando las circunstancias "promueven" el corte de la proteína en 4 pedazos, se emiten órdenes de desmantelar y desconectar a las neuronas en ese vecindario. Uno de ellos, la proteína beta-amiloide, una vez se forma, empieza a actuar como magneto para que otros fragmentos idénticos, se aglomeren o se apiñen formando la famosa y tóxica "placa" asociada al Alzheimer.




Bredesen va en contra de la corriente al destacar que Alzheimer es consecuencia de un metabolismo alterado y una acumulación de cambios en el estilo de vida y la intervención multifactorial, puede prevenir e incluso revertir el deterioro cognitivo leve.


Sus publicaciones sobre el protocolo incluyen

1. Reversal of cognitive decline: A novel therapeutic programa, 2014 Revista Aging

2. Alzheimer’s disease as a systems network disorder: chronic stress/dyshomeostasis, innate immunity, and genetics

3. Reversal of Cognitive Decline: 100 Patients. Journal of Alzheimer Disease. 2018

4. Precision Medicine Approach to Alzheimer’s Disease: Successful Proof-of-Concept Trial


Otras publicaciones en torno a enfoques multifactoriales

5. Terapias No Farmacológicas en el Alzheimer-Revista Ciencia & Investigación

6. Un éxito excepcional contra el Alzheimer-Estudio Finger-Revista Ciencia e Investigación


Bredesen enfatiza que en un cerebro sano se fomentan las conexiones nerviosas y la consolidación de la memoria mientras que en uno enfermo hay pérdida de sinapsis y de memoria. Estas alteraciones aparecen tras una alimentación inadecuada, un incorrecto metabolismo de la glucosa, la aparición de moléculas inflamatorias, un claro desequilibrio hormonal, falta de sueño, sedentarismo, factores tróficos y muy a menudo un gen ApoE alterado.


Hay 36 factores que al momento evaluamos para armar una respuesta precisa de tratamiento. Entre ellos un microbioma alterado (los microbios que conviven en el intestino), un intestino permeable, la ingesta excesiva de carbohidratos refinados, las grasas “trans”, la intolerancia al gluten, la resistencia a la insulina, la obesidad, la diabetes, el estrés crónico, la falta de sueño, el sedentarismo, las dietas deficitarias, el tabaco, las toxinas medioambientales y las infecciones causadas por virus, bacterias, hongos y parásitos; son entre otros los casos de la borrellia, el herpes, la babesia y las micotoxinas. Bredesen aún va más lejos y sostiene que según sean los factores predominantes el alzheimer se clasifica en tres subtipos: inflamatorio –causado por infecciones y dietas proinflamatorias principalmente-, atrófico –desencadenado por déficit de nutrientes u hormonas, problemas de metilación y daño mitocondrial- y tóxico –provocado por toxinas (incluidos haptenos, pesticidas, AINEs, PPI, estatinas y otros fármacos)-, metales pesados, infecciones por xenobióticos o micotoxinas, disbiosis oral, nasal y/o intestinal, desequilibrios del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal o una alteración de la relación zinc/cobre. Problemas que pueden llevar al alzheimer pero también a otras patologías neurológicas caracterizadas por un evidente deterioro cognitivo que igualmente cursan con trastornos metabólicos.


Puede acceder el protocolo en el portal web del Dr. Bredesen en www.apollohealthco.com.




En agosto del 2021 salió la publicación de su libro al español. El Dr. Claudio ha desarrollado una versión para la implementación en pacientes puertorriqueños conocida como CogniClaudio Dialektos.



Estas son las 36 variables de laboratorio que se evalúan y se tratan de optimizar a través del programa abarcador (En español e ingles).







Evaluación de su Funcionamiento Cerebral


Se puede hacer la prueba de funcionamiento cerebral, libre de costo, en su casa a través de su computadora (solo disponible en ingles) en este enlace: https://www.apollohealthco.com/know-your-cq/

Formas e Historial Problemas de Memoria

Para cernir el nivel de afectación de un ser querido, utilizamos este cuestionario que lo completa un familiar que convive o conoce bien al paciente.

El cuestionario de Alzheimer AQ
.pdf
Download PDF • 152KB

Para mayor información y cita de consejería para realizar el protocolo Bredesen con el Dr. Jaime Claudio, puede llamar al 787-792-9026.


67 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo